14 de mayo de 2016

DOODLEBUG, de Christopher Nolan

«Y tú juraste estar conmigo hasta el fin de los días al borde de este abismo y bailando,
juraste estar conmigo al borde del sadismo y bailando»
Tanatorios, Hazte Lapón



Christopher Nolan está considerado uno de los mejores directores de la actualidad. "Memento", "Insomnia", "Origen" o la trilogía de Batman le han convertido en uno de los cineastas más admirados por el público y la crítica lo ubica en algún punto entre Alfred Hitchcock y John Ford. 
Facultado para la literatura y comprometido con toda su labor cinematográfica, ha actuado como director y como guionista en todas sus películas, manteniendo sus creaciones a salvo de cualquier influencia externa. El resultado revela -esa es la clave- un prodigioso talento y un buen hacer en la sala de producción.

Rodó "Doodleburg" (1997) -un ejercicio de modestia comparado con otros montajes- cuando aún estaba estudiando en la Universidad College de Londres con la colaboración de la que sería posteriormente su esposa Emma Thomas. 
La trama discurre en un apartamento. Un hombre desamparado -quizá un escritor en horas bajas- se afana por dar caza a "algo" que le altera. Sufre un proceso progresivo de fisión de su realidad interior. El futuro aparece encriptado en su pasado y ensañado con el presente.
Escribió Thomas Bernhard sobre la condición humana que "Nos hemos resignado con el hecho de que, aunque la mayor parte del tiempo en contra de nuestra voluntad, tenemos que existir, porque no nos queda otro remedio y sólo porque una y otra vez, cada día y cada minuto nos resignamos de nuevo a ello, podemos continuar".
Nolan parece explorar la misma cuestión frente a la causa existencialista: hay un hombre dentro de cada hombre, un sí mismo remachado a la piel que confirma su condición de ser irracional e inestable, dominado por sus fobias e impulsos. Un individuo que ha de enfrentarse a una realidad incomunicable que lo aliena, lo aleja de sí, corrompiéndolo en un inmensa espiral sin salida. Podemos huir de aquello que nos molesta, pero no podemos huir de nosotros, no podemos existir por lapsos. No sin morir. No sin el abandono de los abandonos. La ósmosis que se establece es tal que el poder de anegación de la sociedad supone una úlcera brutal que desemboca en una terrible violencia. 
Escenas inverosímiles, deshumanización neurasténica, monotonía, pesadez: tal es el escalafón del hartazgo que subsisten al inicial estertor existencial. Un territorrio definitivamente yermo en tan sólo tres minutos.
En esta idea de perderse y abstraerse de la realidad, quizá quiera también poner de manifiesto la fragilidad del cerebro desde un sesgo psicológico. Un órgano complejo del que no podemos fiarnos pero por otro lado, del que tampoco podemos prescindir. 
Lacónica, elíptica y me atrevería a decir feroz, el director muestra más interés en su destreza por los límites narrativo-visuales que por la narración. Un blanco-negro acoge una atmósfera opresiva representado por las paredes de la pequeña habitación donde los movimientos cámara en mano, contrapuestos a los primeros planos del protagonista consiguen crear un estado onírico. La combinación de travellings (en retroceso y laterales) nos obliga a mirar como si nuestra mente fuera el cerebro enfermo y obsesionado del protagonista, incapaz de reprimir sus impulsos. Es preciso, asímismo, que veamos el tiempo dilatarse, que esa decadencia, se nos revele inexorable, para lo cual tira de una buena cantidad de relojes, en un ejemplo perfecto de como se debe utilizar de manera propia un recurso expresivo. Un trabajo de principiante con ecos kafkianos que merece ser vista, aunque sólo sea por echar un vistazo a los comienzos del director. 




Título original: Doodlebug/ País: Reino Unido/ Año: 1997/ Director: Christopher Nolan / Guión: Christopher Nolan / Fotografía: Christopher Nolan/ Música: David Julyan / Duración: 3 minutos/ Intérprete: Jeremy Theobald


PD: Memento

26 comentarios:

  1. Magnífica crítica, Marybel, pero como siempre, tus fabulosas entradas se hunden como garras despiadadas en nuestras almas, porque como el poeta, muchas veces me sucede que me canso de ser hombre y me gustaría perderme en los espejismos y levedades cotidianas. Ser una hoja bamboleada por los céfiros más rabiosos para huir de mi mismo. Recuerdo entonces a Pessoa, a Ibn Hazzam, muescas de un ardor adolescente, que fabulaban con que todo en la vida hasta las cosas más serias, son un mero juego para obviar lo evidente, la fugacidad de nuestra existencia. Por eso me cuesta tanto mirarme en el espejo de la película y de tu crítica. Perdona mi elocuencia, en el fondo es tu culpa, pues tus entradas me tocan de raíz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo deberíamos todos hacerlo porque la otra opción es alienarse, distrayéndote y huyendo de ese encuentro con uno mismo. Decía Unamuno: “¡Cuántos de los que se suicidan lo harán por liberarse de sí mismos y no de una vida gravosa! El suicida quiere despojarse de sí mismo, no de su vida”.
      Me encanta Nolan, si no has visto "Memento" te la recomiendo a título personal:)
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  2. Qué bueno (y agobiante). Nolan consiguió que me interesase por Batman y que me encantase. Siempre atenta a lo que hace.
    Por cierto, me gusta la cita... Me gusta mucho esa canción.
    LLevo unos meses un poco malos a ver si vuelvo al mundo bloguero!
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Nolan tiene esa capacidad de plantarte un thriller que se retuerce hasta el tuétano del guión, plagarlo de experimentos cinematográficos y mantener nuestro interés sin pestañear. Sobra decir que me fascina!!!
      Descansa Indi, pero vuelve. A veces una pausa se hace necesario para retomarlo con más fuerza. Espero estés bien.
      Biquiños!!!

      Eliminar
  3. Me parece una análisis brillante, Marybel. No conocía este video de Nolan y efectivamente, en esos primeros escarceos artísticos se dejan entrever algunos de los temas de sus películas. Es interesante ver los trabajos amateur de directores consagrados (me viene a la cabeza "The big shave" de Scorsese), parece como si su obra estuviera contenido en potencia y el paso de los años, el estudio, la dedicación, fueran materializando lo que ya estaba allí, no sé si me explico.
    Me quedo con tu reflexión al hilo de Doodlebug (por cierto, ¿qué significa el título?) "no podemos huir de nosotros", qué razón tienes...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, y no tan sólo por esos temas recurrentes que maneja con destreza sino por su manera de escarbar a lo bestia cada emoción. Sinceramente, me parece uno de los directores más atractivos de la industria del cine.
      Muchas gracias Gerardo.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¿Entre Alfred Hitchcock y John Ford? Uff, eso no es precisamente clase media, ja, ja, no hay duda de que te gusta mucho Nolan, ese hábil diseñador de puzles cinematográficos. Ese corto que pones es buen ejemplo de ello (aunque alguien podía haberse preocupado por que el reloj que aparece en primer plano y en la pared de la habitación, marcaran la misma hora). Por cierto, el actor que aparece en el corto, Jeremy Theobald, será luego protagonista en el largo (bastante corto) de debut de Nolan, "Following", película que no está mal, aunque palidece (no sólo por el blanco y negro) ante la siguiente que realizaría el director, la formidable "Memento".
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja muy buena observación la de los relojes. Ciertamente me gusta mucho, es un director sin duda con mucho talento y recursos. Pero me gusta más cuanto menos pretenciosa es, tipo 'Memento'o "Insomnia". Películas incómodas, que te obliga a ordenar las escenas con otro patrón y te mantiene expectante porque en el fondo no interesa tanto descubrir quién es el asesino sino el modo en que el protagonista actua absolutamente fuera del tiempo.
      Gracias!! Un abrazo.

      Eliminar
  5. Gracias por este texto, Marybel. Veio em boa hora. Despertou a minha atenção desde as primeiras linhas, pelo fato de você situar Nolan em algum lugar entre John Ford e Alfred Hitchcock. A partir de agora, declaro, darei mais atenção à obra deste diretor. Sou obrigado a confessar que ainda conheço muito pouco sobre ele.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pois alégrome moitísimo. Xa me contarás que che parece a súa obra. Para mín dende logo é a seguir e ter en conta.
      Moitas grazas e recibe unha forte aperta!!

      Eliminar
  6. Realmente, Marybel, yo creo que hilvanas un excelente crítica sobre este director y guionista, que ya en este corto apuntaba buenas maneras, metiéndonos en un surrealismo kafkiano que sin embargo vemos como si de una realidad se tratara, entramos en el juego...
    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Servilio, el corto me parece muy revelador con respecto a lo que vendría después. Me alegro que te gustara.
      Un abrazo:)

      Eliminar
  7. Sumamente interesante, Marybel. El observador observado del corto, el cazador cazado, una técnica narrativa atrapante y escalofriante que engancha y hace pensar, tanto como las grandes producciones cinematográficas de este suculento director.

    Un beso grande y buena semana!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja se vaticinaba esa tendencia hacia la oscuridad :))
      Un fortísimo abrazo y feliz semana para ti también

      Eliminar
  8. "Memento", "Insomnia"y "Origen" las he visto y disfrutado, sobre todo la primera, pero este corto que recomiendas en tu estupenda reseña, no lo conocía y me ha parecido interesantísimo. Realmente hay algo en él kafkiano y que también nos remite al mejor Hitchcock. Comparto muy gustosa, mi niña. Besos y feliz semanita :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mayte. Me alegra que te haya gustado. Sería todo un placer sentarme a charlar con Nolan y preguntarle por esa recurrencia por las paranoias. Lo mismo le puedo dar alguna sugerenccia jajaja.
      Abrazossss!!

      Eliminar
  9. Un artista buscando la alternativas en la existencia. Esa cita de Thomas Bernhard "Nos hemos resignado con el hecho de que, aunque la mayor parte del tiempo en contra de nuestra voluntad, tenemos que existir, porque no nos queda otro remedio y sólo porque una y otra vez, cada día y cada minuto nos resignamos de nuevo a ello, podemos continuar" ¡Impresionante! A veces andamos de zoombies caminado sin parar y sin dirección y mientras, la existencia con el reloj en la mano midiendo el desperdicio. Ese director especialmente en "Origen" fantástico, un viaje hacia el uno mismo, revelador y sorprendente. Como siempre, excelente. Comparto en Facebook. Abrazos, Scarlet

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, con "Origen" Nolan se coló para siempre en nuestro subconsciente dejándonos boquiabiertos una película de culto. Un quiebra mentes en toda regla.
      Reitero mi pasión por su cine.
      Un fuerte abrazo Scarlet y gracias por compartir :)

      Eliminar
  10. Yo soy de las que no ha visto la película, así que agradezco mucho tus entradas tan informativas, y tan homenajeadoras ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que sea un descubrimiento grato :))
      Otro fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Conforme iba leyendo tus comentarios acerca de la película, más y más recordaba a Kafka. En tus últimas líneas he comprobado que no solo me ha pasado a mí :)
    Este tipo de películas, al menos en lo que a mí respecta, están hechas para ser vistas con un determinado estado de ánimo. Creo que es complicada y no la vería en cualquier momento, pero en el adecuado me resultaría muy interesante. Además, siemre es interesante conocer los comienzos de alguien que ha llegado a ser grande en lo suyo.

    Una reseña estupenda, Marybel. Como suele sucederme cuando vengo a leerte, me has abierto una nueva puerta :))

    ¡Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan mucho, no voy a negarlo. Me atraen estas historias enrevesadas, y si además tienen el ingrediente de lo onírico, ni te cuento :))
      Agradecida por tu participación en el blog.
      Otro abrazo grande!!

      Eliminar
  12. Al final somos nuestros mayores enemigos. No conocía este corto así que te agradezco que nos lo hayas dejado. Y se agradece también que sea tan cortito, así no hace falta postergarlo que luego pasa lo que pasa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lorena por tu gentileza.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Muy interesante Marybel, no conocía al director ni he visto las películas que comentas y gracias por ese corto.
    Es inquietante ese hombre dentro de cada hombre y la reflexión que transmite de que se puede huir de lo que molesta pero no de nosotros mismos. Cuanta razón, lo peor es cuando nos convertimos en nuestro peor enemigo porque ni siquiera podemos alejarnos de él.
    Muy, muy inquietante.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Nolan podrá gustar más o menos, pero no deja indiferente a nadie. Reitero mi admiración por su cine.
      Muchas gracias Contxita. Nos seguimos leyendo.
      Un abrazo!!

      Eliminar