21 de agosto de 2015

ENTREVISTAS IMPERDIBLES, de Gilles Deleuze

"Toda tristeza es el efecto de un poder sobre mí"


Deleuze ha marcado la historia de la filosofía en este final de siglo con una vitalidad y lucidez sin igual. 
"A fuerza de ser creativo, Deleuze supo salir de la filosofía haciendo filosofía. No necesitó, como otros filósofos, escribir novelas, obras de teatro o componer canciones", afirma Jorge Luna Ortuño en este perfil.


Detestaba la imagen del "intelectual mediático" pero en 1988 Deleuze accedió realizar una serie de entrevistas con Claire Parnet para la televisión titulado "Abecedario". El resultado es un documental-medusa: un cuerpo de múltiples cabezas, independiente unas de las otras. Un producto con un “sujeto” de la enunciación en continuo desplazamiento, al que se puede ingresar desde cualquier capítulo o sección en forma indistinta sin variar su sentido. Traza un itinerario alfabético.

Gilles Deleuze: "Has elegido un abecedario, me has puesto al corriente de los temas, y resulta que no conozco las preguntas con exactitud, de modo que por mi cuenta he podido pensar un poco los temas... responder a una pregunta sin haberla pensado un poco... para mí es algo... inconcebible, vaya; en tal caso, lo que nos salva, lo que me salva, es la cláusula. La cláusula es ésta: todo esto no será utilizado –si resulta utilizable– no será utilizado hasta después de mi muerte. Así que, créeme, me siento ya reducido al estado de puro archivo de Pierre-André Boutang, de folio, lo que me anima mucho, me consuela mucho, y casi al estado de un puro espíritu: hablo, hablo de... después de mi muerte... y... ya se sabe que un puro espíritu, basta haberlos invocado para saber que un puro espíritu no es alguien que dé respuestas muy profundas ni muy inteligentes. Es algo escueto, pero me parece bien, me parece bien todo, empecemos: a, b, c, d... lo que quieras.

Claire Parnet: "Bien, entonces empezamos por «A». Y «A» es «animal». Y con «animal», podríamos recordar en lo que te concierne la frase de W. C. Fields: «Un hombre al que no le gustan ni a los niños ni los animales no puede ser completamente malo». Dejemos a un lado a los niños por ahora; se sabe que los animales familiares [familiers] no te gustan mucho –bueno, no se sabe, pero yo sé que no te gustan mucho– y al respecto ni siquiera recoges la distinción de Baudelaire o de Cocteau: para ti los gatos no son mejores que los perros, ¿no? En cambio, tienes un bestiario... a través de tu obra que resulta un tanto repugnante, es decir, que aparte de las fieras, que son animales nobles, hablas muchísimo de la garrapata, del piojo, de cierto número de animalitos igualmente repugnantes, y lo que me gustaría añadir es que, además, los animales te han servido mucho desde el Anti-Edipo –un concepto que se ha tornado capital en tu obra, como es el devenir animal. Así que me gustaría saber con mayor claridad: ¿cuál es tu relación con los animales?
La idea de la filosofía como creación de conceptos es reivindicada por el filósofo como el producto legitimo de la tarea reflexiva. Hay consideraciones esclarecedores acerca de la educación, la tristeza o la cultura; una cartografía certera del raro mundo que fluye ante nuestro ojos. Por cierto, el filósofo es -como Steiner- otro virtuoso de la cita. 


"Toda tristeza es el efecto de un poder sobre mí", titularon este otro extracto de "Abecedario". Cuatro minutos de oro, que terminan con un corte que no se entiende muy bien. Justísima es la definición deleuziana de alegría:
"La alegría es todo aquello que consiste en colmar una potencia. Uno siente la alegría cuando hace realidad una de sus potencias. (…) ¿Qué es la tristeza? Se da cuando estoy separado de una potencia de la que, con razón o sin ella, me creía capaz". Para Deleuze, el grado más bajo de la potencia es el poder. Y a la maldad la define como el "impedir que alguien haga lo que puede, efectúe su potencia”: “El poder siepre separa a la gente que está sometida de aquello que puede hacer".

"Yo también quisiera hacer preguntas. Y hacérselas a ustedes y hacérmelas a mí. (...) Tener una idea es un acontecimiento raro. Ocurre muy pocas veces", dice en esta conferencia de marzo de 1987 en Femis, la Escuela Superior de Oficios de Imagen y Sonido.

"Tener una idea es como una fiesta, pero no es corriente. Por otra parte, tener una idea no es algo general, no se tiene una idea en general. Una idea ya está consagrada, así como el que tiene la idea, está consagrada y es de tal autor. (…) A las ideas hay que tratarlas como si fueran potenciales, pero potenciales ya comprometidos en un modo de expresión e inseparables del modo de expresión”, explica ante un aula repleta de estudiantes de cine. Deleuze se quedará con ellos unos cuarenta minutos pasando por Kurosawa, Dostoievski, Burroughs o Foucault, para expedirse sobre la pregunta ". ¿qué es tener una idea?”, particularmente en el cine."

Su discurso atrapa porque -como notaba Borges- la simple sensatez también tiene capacidad de resplandecer.
Imprescindible.




8 comentarios:

  1. Como decimos los porteños, la tiene re-clara. Su postura es desafiante e inteligente.

    Un abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ver a Deleuze, y escucharlo, es toda una experiencia. Gracias Fer.
      Besos

      Eliminar
  2. Cuando dices imperdible es porque es un cañonazo al que quiero acceder jejeje.Un hombre con ideas profundas. Muchas gracias por la recomendación.
    Abrazos Mary.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó el documental; como se expresaba y como transmite con naturalidad y sensatez su visión del mundo y su pensamiento. Anímate, y confirmarás lo de imprescindible.
      Gracias Ale.
      Feliz fin de semana.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Aquí hay mucha miga. Llama la atención la veneración con la que los franceses tratan (o trataban) a sus intelectuales, como auténticos ídolos, incluso televisivos. Podemos comparar con España y a ver que sale...

    Ese abecedario de Deleuze, completo, debe ser algo impagable. En la A de animal, ya tenemos miga. Choca ese rechazo a los animales domésticos ("el ladrido es un grito estúpìdo, la vergüenza del reino animal", jajaja) y a las personas que tienen una relación humana con los animales, al menos para la sensibilidad (mayoritaria) actual.

    Un aporte muy interesante Marybel, para digerir poco a poco. Todo ese asunto de las potencias y los afectos no me quedó muy claro, pero investigaré.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, despacito y buena letra jejeje, y aunque hay que darle tiempo a alguno de sus conceptos, escucharle ha sido un auténtico deleite. Lo siguiente serán sus libros...
      Gracias Gerardo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué cantidad tremenda de pensadores franceses han protagonizado el panorama intelectual del siglo XX. Chauvinismo, sí, pero creo que en casos como éste está plenamente justificado. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aunque Gilles Deleuze era el más heterodoxo. Un placer tu participación.
      Un abrazo

      Eliminar