1 de agosto de 2013

MEMENTO, de Christopher Nolan

"Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos." Jorge Luis Borges


"No podemos confiar en la memoria. La memoria es imperfecta. No es buena. Pregúntale a la policía; no se puede confiar solo en el testimonio de un testigo. La memoria puede cambiar el tamaño de un cuarto o el color de un coche. Es una interpretación, no un registro. Los recuerdos pueden ser modificados o distorsionados y ser irrelevantes si conoces los hechos".
"Memento" (2000) es una película compleja, dirigida y producida por el británico Christopher Nolan y basada en un relato corto de su hermano Jonathan Nolan. Un thriller psicológico con un punto freudiano muy inteligente, donde nada es lo que parece y los hechos no se ajustan al patrón cronológico que se cuenta. El guión parte de una fascinante premisa; sí el cerebro perdiera la capacidad de generar nuevos recuerdos, ¿Qué conocimiento del mundo que nos rodea tendríamos?, ¿Qué realidad viviríamos?.


"- Padezco una enfermedad...
- ¿Amnesia?
- No, no, no, es algo distinto...he perdido la memoria reciente. Si hablamos un rato olvidaré cómo empezamos y la próxima vez que le vea no recordaré esta conversación."
Así nos introduce Leonard Shelby (Guy Pearces) en su caótica estructura mental. Leonard es un investigador de una agencia de seguros que sufre de amnesia anterógrada por culpa de un brutal golpe en la cabeza. Puede recordar parte de su pasado, lo que sucedió antes del shock, pero es incapaz de sumar a ese pasado nuevos recuerdos. Vive en un remolino de aterradoras primeras veces. Su memoria a largo plazo no está dañada, tampoco su percepción; sabe quién es y es consciente de la alteración de su recuerdo. Su último recuerdo es el asesinato de su mujer. El deseo de venganza le devora el alma. Obnubilado y desorientado idea un sistema para captar y retener el flujo de información personal que su cerebro no puede archivar y a su vez, no olvidar su misión. Hace acopio de todo las herramientas mnemotécnicas a su alcance: fotografías, anotaciones y tatuajes. 
Lo mismo que Leonard no tenemos una idea clara de lo que realmente sucedió. Todos los datos de la urdimbre están en sus lagunas mentales, ¿o no?. Pero, ¿Cómo recordar?. Su mente intenta decirle algo. Tiene que rebuscar en los almacenes de su enrevesada memoria los recuerdos de su mujer más allá de los de su violación y asesinato y para eso tiene que dirigir sus pensamientos a lo que en términos psicológicos se denomina "memoria pura". Según los expertos, los recuerdos se acumulan en el inconsciente, y sin saber cómo, reaparecen. No olvidamos nada. Ninguna experiencia puede destruirse en el plano mental. 
"Todos necesitamos recuerdos para saber quiénes somos". "Todos necesitamos espejos para recordarnos a nosotros mismos quienes somos. Yo no soy diferente".

La intriga está bien lograda. Hay escenas de gran fuerza dramática y excelentes interpretaciones. Su extraordinaria complejidad y originalidad no reside en aquello que nos cuenta, ni en los componentes dramáticos que elige como hilo conductor, sino en cómo nos lo cuenta. El tiempo va y viene. Tenemos la sensación de encontrarnos ante una realidad mutada, devorada por una atmósfera desasosegante, por momentos fascinante, en la que todo es inesperado. Cada detalle, cada expresión, cada mirada perdida y confusa, nos lleva de la mano hacia los misterios de la mente humana y la zozobra emocional del espectador.
La excelencia rige el curso de este film. El placer deviene con el genial montaje rewind. Primero, las consecuencias luego las causas. Juega con una narrativa circular y diacrónica, contada mediante analepsis. Dos tramas invertidas. La narración principal, en color, se presenta en segmentos que finalizan donde comienza la anterior; al mismo tiempo se van intercalando un flujo sencillo de eventos en blanco y negro, sincrónicos ocurridos en un pasado indeterminado y que suministran información fundamental de la trama. Todo un ejercicio de memoria donde se invita al espectador a ejercitar sus habilidades cognitivas para descubrir las reglas del juego que Leonard no puede asimilar y a comprender el sistema narrativo que Nolan plantea. Magistral.
A partir de "Memento", Nolan se convirtió en un director de culto.


Título original: Memento / País: EEUU/ Año: 2000/ Director: Christopher Nolan/ Guión: Christopher Nolan (Historia: Jonathan Nolan)/ Música: David Julyan/ Fotografía: Wally Pfister/ Intérpretes: Guy Pearce, Carrie-Anne Moss, Joe Pantoliano, Mark Boone Junior, Stephen Tobolowsky, Harriet Sansom Harris, Jorja Fox/ Duración: 115 minutos / Premios: Nominada al Globo de Oro por mejor guión y nominada a dos Premios Óscar en 2001 entre otros muchos.



2 comentarios:

  1. Recuerdo que me vi esta película hace un par de años, tienes razón con esa peli Nolan despegó,agradable visitar tu blog Marybel, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandra. Yo la he visto tres veces, y te aseguro que de cada vez, me sorprendo con algún detalle nuevo. Me fascina. Abrazos.

      Eliminar